Indonesia: Java y Bali en 13 días

Indonesia, julio 2017

En muchas ocasiones, a viajeros incansables como nosotros, un vuelo a buen precio se convierte en el detonante perfecto para elegir destino. En este caso, un vuelo económico a Singapur en Julio nos abrió la puerta a Indonesia, uno de los pocos lugares en el sudeste asiático a los que se puede viajar en verano sin riesgo de monzón. Elegido el país, nos quedaba por decidir la ruta y qué islas visitar. Disponíamos de unos 13 días así que, de las miles de islas que conforman el archipiélago indonesio, decidimos centrarnos exclusivamente en Java y Bali, para poder disfrutarlas tranquilamente sin tener que ir corriendo de un sitio para otro.

A continuación dejamos el esquema de nuestra ruta y el diario de viaje con el detalle de cada una de las etapas:

Isla de Java

Isla de Bali

Isla de Java

En el siguiente artículo incluimos nuestro itinerario con el diario de viaje detallado: Isla de Java, Indonesia. Itinerario de 6 días.

amanecer bromo mar de arena
Área del volcán Bromo

Isla de Bali

Día 6 (tarde): Traslado en ferri hasta Bali

El trayecto en ferri desde Java hasta Bali es muy corto, de aproximadamente 30 minutos. Al llegar nos estaba esperando un conductor que habíamos contratado el día anterior desde el hotel. Contratar conductores es muy sencillo, puede hacerse en cualquier momento y cualquier lugar. Puedes preguntar a casi cualquiera, siempre te dará un número de teléfono o llamará el mismo a algún conocido o familiar que pueda llevarte a un precio negociado.

El tramo en coche hasta Ubud es de aproximadamente tres horas. Durante el trayecto disfrutamos del paisaje y apreciamos diferencias con Java. La vegetación más espesa, la humedad y los templos hindúes jalonando el camino configuran un panorama algo distinto. La puesta de sol sobre el horizonte mientras avanzábamos por la carretera fue fantástica.

Llegamos a Ubud de noche. La entrada no fue lo que nos esperábamos (afortunadamente al día siguiente la impresión cambió por completo). Habíamos leído que era un lugar especial, que inspiraba paz y relajación, pero sinceramente nos pareció llegar a un sitio muy turístico y bastante masificado. Una larga calle llena de tiendas de marcas internacionales, bares ruidosos, tráfico, etc. A nuestro conductor le costó encontrar el alojamiento ya que había varias calles cortadas. Nos instalamos en el hotel y salimos a cenar. El hotel que escogimos fue Taman Ayu Ubud (Jl. Sriwedari No. 12, 80571 Ubud) donde nos recibió una familia, madre e hija, muy simpática y hospitalaria. Nos dieron a elegir el desayuno para el día siguiente y optamos por pancakes de plátano, típicos de la zona. El alojamiento es precioso, una casa típica balinesa con jardín, muy tranquila y bien situada.

Día 7 y 8: Ubud

Al despertar tenemos el desayuno servido en la terraza de la habitación. Junto a los pancakes, un surtido muy apetecible de fruta fresca, zumo y café. Todo delicioso, una forma inmejorable de empezar el día.

Dedicaremos los días 7 y 8 de nuestra ruta a visitar tranquilamente caminando la ciudad de Ubud. Después de muchos años viajando nos hemos dado cuenta de que hay que dejar algún día en los lugares para, simplemente, estar. Es interesante pararse para tomar conciencia del lugar, darle la importancia que merece y disfrutar de cada momento.

Estos dos día llovió bastante (algo poco habitual en esta época del año). No obstante, esto no nos impidió realizar nuestros planes:

  • Visitamos el Monkey Forest, una reserva natural con una vegetación espectacular, algunos templos y, por supuesto, monos. Tiene rincones fantásticos. Por cierto, los monos son seres vivos, no juguetes. Mejor no les des nada de comer y, por supuesto, no les molestes.
  • Paseamos por los arrozales, al norte de la ciudad. Justo al lado del museo Puri Lukisan sale un sendero que te permite pasar, en pocos minutos, del bullicio típico de la ciudad a la tranquilidad de la naturaleza y el Bali más tradicional. Por el camino, encontrarás un lugar perfecto para comer y disfrutar tranquilamente de un café de toraja en medio de los arrozales: Sweet Orange Warung (Jalan Subak Juwak Manis, Ubud).
  • Visitamos los templos, palacios y museos más relevantes de la ciudad:
    • Puri Saren Agung (el Palacio Real de Ubud)
    • Pura Dalem Puri
    • Pura Taman Saraswati, junto al Café Lotus
    • Museo de arte balinés Puri Lukisan (Jalan Raya Ubud, Gianyar 80571), el más antiguo de Ubud. Tiene obras interesantes pero, si dispones de poco tiempo, puede considerarse prescindible.
    • etc.
Detalle de Pura Taman Saraswati
Interior del templo Taman Saraswati
  • Paseamos por el Mercado de Ubud. Aunque obviamente se trata de un lugar muy turístico y repleto de gente, es interesante recorrer algunos puestos y pequeñas calles aledañas para ver los distintos productos y vivir el ambiente.
  • Nos animamos a probar un típico masaje balinés. Paseando por las calles de Ubud encontrarás decenas de sitios y opciones. En este caso, optamos por alejarnos de los caros y espectaculares spa y escogimos una opción más sencilla, un pequeño local que encontramos por casualidad callejeando y donde nos atendieron con mucha amabilidad.
  • Disfrutamos de la gastronomía, en cualquier pequeño warung tradicional. Probamos varios platos típicos: nasi goreng, gado gado, nasi campur, etc. Un lugar muy agradable que recomendamos también, con buena comida y un plus de acción social, es The Fair Warung Bale, by the Fair Future Foundation (Jl. Sriwedari no. 6, Ubud 80571).
Plato de satay indonesio

Durante estos dos días se desvanecieron por completo las primeras sensaciones algo negativas que tuvimos al llegar a Ubud. Descubrimos un lugar con mucho encanto y mil rincones envueltos en una atmósfera especial, muy buena gastronomía y gente fantástica.

Jovenes viendo un partido de futbol en Ubud

Día 9: Bali, recorrido en coche 1/2

Dedicamos los días 9 y 10 de nuestra ruta a conocer aquellos lugares de Bali que más nos interesaban, entre ellos, algunos de los templos más emblemáticos de la isla. Para ello, contratamos un conductor, Art, una persona muy amable y eficiente y con un inglés bastante fluido. Planificamos con él un itinerario y estuvo con nosotros desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde, el primer día, y hasta las 6 de la tarde el segundo.

A continuación, el itinerario de este primer día:

  • Templo Taman Ayun: ubicado en Mengwi, en el sur de la isla. Moderadamente interesante.
  • Mercado de Bedugul: un pequeño mercado tradicional de frutas y verduras. Interesante una pequeña parada para pasear por los puestos y ver los distintos productos que ofrecen.
  • Templo hindú Ulun Danu Bratan: imprescindible. Ubicado al noroeste de la isla, es una de las imágenes más icónicas de los templos de Bali. El templo está situado a orillas del lago Bratan, en una localización espectacular.
  • Terrazas de arroz de Jatiluwih, en el centro de la isla. Aprovechamos para comer en un pequeño warung con muy buenas vistas sobre las terrazas. Probamos uno de los platos tracionales: babi guling (cerdo asado), muy bien preparado y muy barato.
  • Templo Tanah Lot: al sur de la isla, otro de los templos más significativos que hay que visitar en Bali. Ver atardecer en este templo es algo muy típico. Es uno de los lugares más visitados y masificados de la isla, no obstante, merece la pena. El emplazamiento del templo, en un pequeño islote de roca sobre el mar, es espectacular.

Día 10: Bali, recorrido en coche 2/2

Este es el itinerario de nuestro segundo día recorriendo en coche la isla:

  • Terrazas de arroz de Tegalalang: un lugar inmejorable para disfrutar caminando de los típicos verdes paisajes escalonados.
Panoramica de las terrazas de arroz de Tegalalang
  • Templo Gunung Kawi: imprescindible. El área donde se ubica rodeada de naturaleza y las construcciones excavadas en la roca componen un conjunto espectacular.
Esculturas en la roca de Pura Gunung Kawi
  • Templo Tirta Empul: otro lugar imprescindible. El templo gira en torno al agua y  los famosos rituales de purificación de los fieles que puedes ver en sus fuentes y piscinas rectangulares de piedra. La atmósfera del lugar es muy especial. Después de la visita comemos en un pequeño warung familiar cerca del área del templo.
Ritual de purificacion en Pura Tirta Empul
  • Hacemos una parada para probar Kopi Luwak, el café con una de las elaboraciones más curiosas del mundo. Los granos se extraen de las deposiciones de un animal, el Luwak. El paso de los granos de café por el aparato digestivo del animal produce ciertas reacciones que afectan al grano y le confiere características especiales. El café está muy bueno, intenso y poco amargo. Una experiencia gastronómica curiosa.
  • Visitamos la aldea tradicional Penglipuran. Un lugar interesante, merece la pena caminar por sus calles y casas tradicionales.
  • Templo Kehen: imprescindible. En este templo, ubicado cerca de la ciudad de Bangli, encontramos una de las atmósferas más especiales de la isla. Por supuesto, influyó mucho el hecho de visitarlo totalmente sólos, sin gente y en silencio. Una experiencia inolvidable.
  • Goa Gajah, la famosa cueva del elefante. Un templo pequeño pero muy peculiar.

A última hora del día el conductor nos deja en lo que sería nuestro último alojamiento en la isla: Samkhya Villas (Jalan Pura Ulun Carik No 8 Banjar Lungsiakan Kedewatan, 80571 Ubud). El recibimiento es espectacular.

Día 11, 12: Ubud, alojamiento en una villa

Después de dos días intensos visitando templos, arrozales y distintos rincones de la isla, el plan para nuestros últimos días fue simplemente descansar y disfrutar tranquilamente de la estancia en Samkhya Villas. Alojarte en una villa/cabaña en alguna localización interesante es una muy buena opción en Bali. Un pequeño lujo, aunque asequible. En Samkhya Villas la relación calidad/precio es muy buena. Las cabañas son espectaculares, están muy bien equipadas y el personal es muy amable. Las villas están ubicadas al lado de unos arrozales, por tanto, el ambiente es muy tranquilo, ideal para descansar. Una experiencia muy recomendable. Tienen transporte gratuito al centro de Ubud, por tanto, aprovechamos para regresar y pasear de nuevo por sus calles y disfrutar de la gastronomía indonesia en sus warungs.

Día 13: Regreso

El vuelo de regreso sale por la tarde, por tanto, tenemos tiempo para disfrutar tranquilamente del desayuno en nuestra villa, visitar el spa y, finalmente, tomar un taxi hasta el aeropuerto para salir de Indonesia. El país nos ha conquistado, nos vamos con la certeza de que, no tardando mucho, volveremos.