Malta en 4 días

Malta, diciembre 2018

Este es el itinerario de 4 días por Malta que realizamos en diciembre para aproximarnos a los aspectos más interesantes del país: historia, cultura, naturaleza, gastronomía, etc. Visitar Malta en invierno es una muy buena opción. Decidimos olvidarnos de conducir y utilizar transporte público en todo el recorrido. Nos centramos en la isla principal, Malta, y dejamos para otra ocasión Gozo y Comino. La isla es pequeña y, por tanto, las distancias son bastante cortas (eso sí, ten en cuenta el tráfico y los posibles atascos, sobre todo en temporada alta). A continuación dejamos el esquema de nuestra ruta y el diario de viaje con el detalle de cada una de las etapas:

Día 1: La Valeta y Cottonera

  • Llegamos a Malta a primera hora de la mañana. El primer trayecto hasta nuestro alojamiento en Sliema lo hacemos en taxi para evitar esperas y aprovechar el día. Nuestro alojamiento, Two Pillows Boutique Hostel, está situado en un zona tranquila, a 1 minuto andando de las paradas de autobuses y la terminal de ferry públicos que te llevan al centro de La Valeta en 5 minutos y por muy poco dinero. El alojamiento es muy recomendable, trato muy amable, la casa y habitaciones muy cuidadas y muy buena atmósfera.
  • Hoy dedicamos el día a La Valeta y el conjunto de ciudades de Cottonera. Como medio de transporte utilizaremos exclusivamente los ferris públicos, una muy buena opción, rápida y barata, para desplazarse por esta zona. Visitamos:
    • el casco histórico de La Valeta. Imprescindibles las vistas del puerto y las Tres Ciudades desde los jardines Upper Barracca, y la visita a la Concatedral de San Juan y Museo.
    • una buena opción para comer en La Valeta es el restaurante siciliano La Giara (75/76, Casa Rocca Piccola, Republic Street, Valletta ). Local acogedor, buen precio y buenas pastas caseras.
    • la ciudad de Birgu, y su Fuerte de San Ángel desde el que pueden disfrutarse de muy buenas vistas de La Valeta y el puerto.

Día 2: Hagar Qim, Mnajdra, Blue Grotto y Marsaxlokk

  • El plan para hoy es:
    • dedicar la mañana al conjunto de templos de Hagar Qim y Mnajdra y la cercana formación natural Blue Grotto.
    • comer en Marsaxlokk y pasar allí la tarde.
  • Nos aproximamos al pasado prehistórico de Malta a través de sus construcciones megalíticas. Nos decidimos por una de las más representativas y bien comunicadas con transporte público, pues iremos en autobús: el complejo templos Hagar Qim y Mnajdra. Son dos templos independientes, muy próximos entre sí, que pueden recorrerse en una visita conjunta. Están emplazados justo al lado del mar. A lo lejos vemos la pequeña isla de Filfla. En el área hay un camino de tierra para unir los distintos puntos de interés.
  • Cerca de Hagar Qim y Mnajdra se encuentra uno de los iconos naturales de la isla de Malta, el llamado Blue Grotto. Se trata de una formación natural generada por la erosión del mar y el agua sobre el acantilado.
  • Al lado de Blue Grotto tenemos parada de bús público para ir a nuestro siguiente destino: Marsaxlokk. Se trata de un pequeño pueblo pesquero con otro fantástico puerto natural. Es domingo, día de mercado, ideal para pasear entre sus puestos, ver la pesca del día y disfrutar de un ambiente fantástico. Comemos pescado en el puerto en el restaurante Roots (67 Xatt Is-Sajjieda, Marsaxlokk). Buena comida a buen precio y atención inmejorable.

Día 3: Rabat, Mdina

  • Hoy dedicaremos:
    • la primera parte del día a visitar las ciudades de Rabat y Mdina.
    • el resto del día para terminar de recorrer La Valeta y las Tres Ciudades.
  • Tomamos un autobús público directo Rabat. Esta localidad surgió de los antiguos arrabales de la ciudad de Mdina. Merece la pena recorrer sin prisa sus callejuelas. El secreto de Rabat sea quizá sea lo que oculta su subsuelo, un enorme entramado de catacumbas muy bien conservadas: Catacumbas de San Pablo y Catacumbas de Santa Ágata. Elegimos las de San Pablo y, temporada baja mediante, conseguimos visitarlas en solitario. El silencio en la profundidad de los hipogeos es indescriptible.
  • En Rabat no podemos dejar de comer los típicos pastizzi, considerados los mejores de Malta, en el clásico Crystal Palace (Triq San Pawl, Ir-Rabat). Un pequeño lugar en el que puedes comprar pastizzi para llevar o comerlos sentado en una pequeña terraza (así lo hacemos nosotros) con una taza de té. Los precios insignificantes. Los de pollo están especialmente buenos.
  • Después de callejear por Rabat nos dirigimos caminando a la conocida como La ciudad del silencio: Mdina. Antigua capital de Malta, se trata de una pequeña ciudad amurallada, salpicada de pequeños palacetes y callejuelas medievales. Otro lugar de obligada visita en Malta.
  • Tomamos un par de autobuses hasta pasar el resto del día en el núcleo de La Valeta y las Tres Ciudades. En este caso subimos hasta la Torre de vigía, el Gardjola, en la ciudad de Senglea que nos brinda otra de las mejores vistas sobre el puerto.
  • Obtenemos nuevas perspectivas del puerto en un paseo al atardecer en La Valeta hasta el Fuerte de San Telmo, pasando por el Memorial a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial.
  • Dos recomendaciones gastronómicas:
    • Tomar una cerveza artesana en 67 Kapitali (No 67 Old Bakery Street, La Valeta). Buen local (también para comer) y excelentes cervezas artesanas de barril.
    • En Sliema, comida típica maltesa en el restaurante Ta’ Kris (80 Fawwara Ln, Sliema). Bueno el antipasto maltés y el famoso conejo estofado. Precio razonable y buena comida.

Dia 4: Sliema y regreso

Sólo nos queda tiempo para un buen desayuno y un paseo por Sliema antes del vuelo de regreso. El bus directo al aeropuerto es rápido y económico.