Sri Lanka en 11 días

Sri Lanka, septiembre 2018

Como todos los años, volvemos a sentir la irresistible llamada de Asia. Desde hacía ya tiempo, nos estaban llegando de varios amigos viajeros muy buenas referencias sobre un fantástico lugar ubicado en el golfo de Bengala. Un país insular lleno de posibilidades y en un buen momento para ser visitado. Sin pensarlo más, decidimos poner rumbo a la antigua tierra de los veddahs. Hablamos, como no, de Sri Lanka

Se trata de un país pequeño (unos 65.500 km2) que posee sin embargo una riqueza cultural y natural absolutamente excepcional. Es una tierra de contrastes, una dicotomía natural entre las llanuras costeras que ocupan casi toda la isla y el pequeño corazón montañoso de sus tierras altas. Esta orografía y los dos monzones que visitan la isla en distintas épocas del año propician un clima peculiar, con alternancia de sequías abrasadoras y lluvias torrenciales en las llanuras y agua constante en las nubosas tierras altas.

La población actual es de mayoría cingalesa y budista, aunque en la isla habitan también tamiles y árabes y se profesan otras religiones más minoritarias, como el hinduismo, el islam o el cristianismo. Se considera a los veddahs como los primeros pobladores de la isla. De la cercana India llegaron los cingaleses y el pueblo tamil, quién sabe si a través del mítico puente de Rama referenciado en la epopeya hindú del Ramayana. El budismo, la influencia de India y China y la posterior colonización europea terminaron de configurar un entramado cultural complejo y sin duda muy interesante.

Es un país perfecto para viajar por tu cuenta. La gente es amable y hospitalaria y hay suficientes opciones de transporte para desplazarte sin problema por la isla. Un par de semanas nos parece un tiempo muy razonable para conocer la esencia del país, aunque dependerá de los medios de transporte utilizados. Por ejemplo, si te mueves sólo en autobuses públicos necesitarás quizá algún día más para los trayectos.

Uno de los motivos que nos empujó a Sri Lanka fue la gran cantidad de posibilidades y diferentes experiencias que íbamos descubriendo mientras preparábamos la ruta: parques naturales, safaris, extensos complejos arqueológicos de ciudades legendarias, playas, trekkings, enclaves históricos… Y la expectativa se cumplió. Se trata de un viaje muy intenso, no se puede pedir más en tan poco tiempo.

Después de nuestra ruta por la isla, estos son los principales atractivos que en nuestra opinión justifican el viaje:

  • Su biodiversidad: una de las más importantes del mundo. Toda la isla está repleta de vida. En su diversa fauna puedes encontrar desde una de las mayores poblaciones de elefantes salvajes del planeta hasta especies únicas en el mundo, como el peculiar mono langur de cara púrpura. Las continua humedad de los bosques nubosos de las tierras altas constituyen una reserva natural de especies vegetales y animales endémicas, como el lagarto pigmeo. Los lagos y charcas de las llanuras atraen por su parte, como un imán, a cientos de especies, como ciervos, búfalos de agua, aves residentes y migratorias, cocodrilos, monos, leopardos o los ya citados elefantes salvajes. Para disfrutar de este entorno natural es muy recomendable realizar algún safari por alguno de sus parque nacionales, por ejemplo, en el Parque Nacional de Minneriya, ideal para ver elefantes, o el Parque nacional de Yala, para intentar cruzarte con algún leopardo.
  • Su patrimonio cultural e histórico: es otro de los grandes atractivos del país. La isla tiene muchos lugares interesantes en donde empaparte de su historia y cultura. El denominado triángulo cultural, al norte de la isla, es un conjunto localizaciones imprescindibles en cualquier viaje (Anuradhapura, Polonnaruwa y Sigiriya). En ciudades sagradas, como Kandy, puedes sumergirte en la espiritualidad que inunda la isla y en otras, como Galle, escuchar los ecos de su pasado colonial. En las tierras altas puedes pasear por las fotogénicas plantaciones del famoso té de Ceilán y visitar alguna factoría. La gastronomía, aunque sencilla, es también interesante. Estos son algunos de los lugares imprescindibles:
    • Anuradhapura: la primera antigua capital de Sri Lanka (s. IV a.C.). Actualmente, ciudad sagrada para el budismo. Comprende una de las áreas arqueológicas más extensas del planeta.
    • Polonnaruwa: la segunda antigua capital del país (s. XI d.C.). Un área arqueológica imprescindible donde se encuentran los Budas de Gal Vihara.
    • Sigiriya: aquí está ubicada la famosa e icónica roca de Sigiriya. Se trata de una elevación natural volcánica en cuya cima se localizan la ruinas de un antiguo palacio (rey Kasyapa, del siglo V d.C).
    • Cuevas del Templo de Oro de Dambulla: un antiguo monasterio (más de 2.000 años de antigüedad) dispuesto sobre un conjunto de cuevas que contienen en su interior estatuas y, sobre todo, unas espectaculares pinturas sobre la roca de las paredes y techos de las cuevas.
    • Kandy: la última capital de los reinos antiguos. Actualmente es ciudad sagrada y centro espiritual del país. Lugar de peregrinación, alberga el famoso Templo del Diente de Buda.
    • Galle: ciudad fortificada fundada por los portugueses en el siglo XVI. Imprescindible recorrer su centro histórico y empaparte de su historia.
  • Sus gentes: amables y hospitalarias, siempre dispuestos a devolverte una sonrisa.

A continuación dejamos nuestro itinerario de 11 días (sin sumar los dedicados a llegar y salir del país), con el esquema de nuestra ruta y los enlaces a los diarios de viaje que escribimos sobre el terreno:

  • Sri Lanka, primeros días: triángulo cultural (días 1 al 5)
    • Día 1:
      • llegada a Colombo y traslado en coche hasta Polonnaruwa
      • alojamiento en Polonnaruwa
    • Día 2:
      • safari en Parque Nacional de Minneriya
      • visita complejos arqueológicos de Polonnaruwa
      • traslado en coche hasta Sigiriya
      • alojamiento en Sigiriya
    • Día 3:
      • Sigiriya: Roca del León, Roca de Pidurangala
      • alojamiento en Sigiriya
    • Día 4:
      • traslado en coche hasta Dambulla
      • Cuevas del Templo de Oro de Dambulla
      • trayecto en coche hasta Kandy
      • visita Kandy, incluyendo Templo del Diente de Buda
      • alojamiento en Kandy
    • Día 5:
      • estatua de Buda gigante de Bahirawakanda Vihara
      • Real Jardín Botánico de Peradeniya
      • traslado en coche hasta Nuwara Eliya. Por el camino:
        1. visita a factoría de té: Damro Tea Factory
        2. Cascada de Ramboda
      • alojamiento en Nuwara Eliya
  • Sri Lanka, las Tierras Altas (días 6 al 8)
    • Día 6:
      • visita Nuwara Eliya
      • tren a Haputale
      • visita Haputale
      • alojamiento en Haputale
    • Día 7:
      • Lipton’s Seat
      • tren a Ella
      • Nine Arch Bridge
      • alojamiento en Ella
    • Día 8:
      • Little Adam’s Peak
      • resto del día y alojamiento en Ella
  • Sri Lanka, el sur (días 9 y 10)
    • Día 9:
      • taxi hasta Galle
      • resto del día y alojamiento en Galle
    • Día 10
      • Bus público hasta Unawatuna
      • Jungle Beach
      • Tuk tuk de vuelta a Galle. Resto del día y alojamiento en Galle.
  • Colombo (día 11)
    • Día 11:
      • taxi hasta Colombo
      • resto del día y alojamiento en Colombo: Templo de Gangaramaya, Zona de Pettah.